martes, 27 de abril de 2010

II Congreso Internacional de Calidad e Innovación en la Educación Superior

Entre los días 12 y 16 de julio del presente año, en los espacios de la Universidad Central de Venezuela, se realizará la VIII Reunión Nacional de Currículo y el II Congreso Internacional de Calidad e Innovación en la Educación Superior.

Este evento está auspiciado por el Núcleo de Vicerrectores Académicos, la Comisión Nacional de Currículo y el Vicerrec-torado Académico de la Universidad Central de Venezuela.

Aquí encontará información relativa a:
- Objetivos del Evento.
- Áreas Temáticas.
- Programación.
- Formas en las que puede participar.
- Normativa para la presentación de propuestas.
- Costos y Proceso de Inscripción.

Esperamos contar con la participación de los investigadores, docentes, estudiantes y demás personas interesadas en la relación de la innovación, la calidad y el currículo en la educación superior.

Para información adicional, puede contactarnos a través del e-mail:

reunion.congreso@gmail.com

viernes, 23 de abril de 2010

Gracias, UCV

Es oportuno recordar las palabras del poeta Rafael Cadenas, recogidas en reseña aparecida en Talcualdigital (http://bit.ly/bVdXnO), en la ocasión del homenaje que se le hiciera en las X Jornadas de Investigación de la Facultad de Humanidades y Educación de la UCV, en el año 2009:
...
Cuento sucintamente esto porque una nueva amenaza se cierne sobre la Universidad. Tengo la impresión de que el actual régimen quiere apoderarse de ella con la colaboración de los segundones, como llamó Rómulo Gallegos a ex universitarios salidos de aquí que apoyaron la dictadura. Ahora son otros los segundones.

Esta Universidad fue fundada en 1721 por el rey Felipe V, y en 1827, Bolívar, a instancias de José María Vargas, decretó unos Estatutos universitarios republicanos dándole también el nombre que hoy lleva muy dignamente de Universidad Central de Venezuela.

Según mi cuenta, le falta muy poco para cumplir tres siglos pues tiene 288 años. El actual gobierno, a su lado, es menor en edad y ya atenta contra ella. De esa longevidad le viene su solidez institucional. Por ello ha sobrevivido a todos los acosos. Menos mal que el poder de la anticultura es transitorio.

Hoy tampoco podrá doblegar esta casa que nunca ha tenido amo, y está muy crecida para aceptar uno ahora. Nos toca defenderla de nuevo.

Texto completo

martes, 13 de abril de 2010

Mentiras, ignorancia y perversidad de un Ministro

Mentiras, ignorancia y perversidad de un Ministro

Eleazar Narváez

Ex Vicerrector Académico de la UCV

En los desafortunados tiempos que ahora vivimos en el país, en los que pareciera que más bien nos hemos acostumbrado fundamentalmente a reaccionar ante lo que nos perturba, perjudica o no nos gusta, y a esperar en la pura espera, a vivir un tiempo de espera vacío, como dijera nuestro querido Paulo Freire, da la impresión de que recibimos con bastante naturalidad las agresiones que, una vez más, dirige a la universidad autónoma el actual Ministro para la Educación Universitaria (Véase reseña de la entrevista que aparece en www.aporrea.org: http://bit.ly/brBefC)

Declaraciones de un Ministro que, según lo que nos ha mostrado en sus primeras actuaciones, interpreta fielmente y con claridad las conocidas pretensiones del Presidente en el marco de su proyecto político cuando se refiere a la “Universidad verdadera”: “La Universidad del Siglo XXI tiene que ser la Universidad Socialista”.

Discurso de un Ministro, cargado de lugares comunes, mentiras, ignorancia y perversidad, cuando afirma que nuestra universidad autónoma ha secuestrado el debate y es neoliberal, dependiente del imperialismo y de la oligarquía, cuales fantasmas que perturban sus sueños de modo obcecado; cuando señala, como uno de los logros de la revolución, que Venezuela tiene en estos momentos una tasa de matrícula de educación universitaria por encima del 85%, como si nosotros no conociéramos la verdadera realidad en esta materia, con estudios serios que desmienten categóricamente esa aseveración, al igual que los muy cuestionables resultados de la Misión Sucre tanto en el plano cuantitativo como en el cualitativo; cuando sobredimensiona la importancia que tiene para la Universidad y el país la docencia de pregrado (y resalta, sin fundamento en la realidad, que tenemos entre dos millones y dos millones doscientos mil estudiantes universitarios), sin darle la debida importancia a la calidad y sin destacar, por cierto, el peso que debe tener en esta institución la docencia de postgrado y la investigación; cuando confunde el derecho al estudio con el derecho a una educación de calidad como factor de inclusión social; cuando generaliza, seguramente pensando en determinadas carreras de la UCV y de otras instituciones, que los planes de estudio de las universidades permanecen iguales desde hace 20 ó 30 años, descalificando además, tildándolos de orientación neoliberal, aquellos que sí han logrado evidentes cambios importantes; cuando sostiene que la Universidad del Siglo XXI es la Universidad Socialista, con la mente fija en un proyecto político que, de acuerdo a lo que sabemos de él en 11 años del actual régimen, es, por su naturaleza, negador precisamente de la Universidad digna, de la Universidad autónoma, de la Universidad como ámbito plural de cultivo y difusión del saber, consustanciado con el diálogo, la tolerancia y el respeto, y como baluarte fundamental en la lucha por la democracia y la libertad; cuando no dice nada acerca de la responsabilidad gubernamental por los graves problemas presupuestarios que hoy padecen nuestras universidades, los cuales perturban sobremanera el ejercicio de su autonomía y el cabal cumplimiento de sus funciones; cuando igualmente no dice nada sobre el secuestro gubernamental de varias universidades, donde el nombramiento de sus autoridades y la dinámica de su vida se decide al pulsarse un botón por el líder supremo instalado en Miraflores; cuando dice que el actual Presidente es el presidente de los estudiantes, olvidando en esto la cantidad de estudiantes vejados, encarcelados, perseguidos y repelidos con “gas del bueno” por el simple delito de manifestar en defensa de sus legítimos derechos como ciudadanos; cuando omite en sus palabras la referencia al deterioro de la calidad de vida del personal de las universidades por el incumplimiento de los respectivos compromisos por parte del Gobierno.


Es hora de pasar de la espera en la pura espera a la acción, abrirnos más a un tiempo de quehacer, tanto para defender como para fortalecer a nuestra universidad autónoma. Digamos, parafraseando a Freire: desconfiemos de quienes nos digan "Es peligroso hacer, Es peligroso hablar, Es peligroso andar..."

lunes, 12 de abril de 2010

Guerrilleros de la comunicación en la educación venezolana

Guerrilleros de la comunicación en la educación venezolana
Eleazar Narváez
Ex Vicerrector Académico de la UCV


Los venezolanos fuimos hoy testigos de un hecho de extrema gravedad ocurrido en el ámbito educativo. Mucha indignación nos ha producido ver por la televisión el acto de juramentación de casi un centenar de estudiantes de educación básica y de educación media y diversificada como miembros del comando de la denominada Guerrilla Comunicacional, vestidos con la indumentaria característica de los proselitistas del chavismo, escuchando el “no volverán” de la boca de la alcaldesa del Distrito Capital y las palabras panfletarias del Ministro de Educación y de la Ministra para la información y la Comunicación, con el llamado a ser implacables en el ejercicio de la crítica a los medios de comunicación privados para defender a la revolución bolivariana ante quienes se dediquen a ponerla en cuestión. Un acto en el que destacó el lenguaje militarista, con la invitación simbólica a la violencia, así como la manifestación más cruda de un régimen decidido a trabajar en distintos frentes para ponerle diques de contención a la libertad de expresión y sentar las bases de implantación de la unicidad como proyecto político.

viernes, 9 de abril de 2010

No al paralelismo sindical en las universidades

PARALELISMO SINDICAL

Absalón Méndez Cegarra

El movimiento sindical en todos los países del mundo acusa, todavía, el castigo de los cambios sucedidos en los mercados de trabajo hacia la década de los años 80, como consecuencia de la flexibilización y desregulación de las relaciones laborales, lo que permitió, en la práctica, el surgir de relaciones laborales atípicas y el fomento del trabajador por cuenta propia, con la consecuente pérdida de importancia de la contratación colectiva y de los sindicatos como la modalidad organizativa más importante del movimiento laboral e instrumento de lucha de los trabajadores. A este fenómeno desregulador contribuyó de manera significativa, bien como factor determinante o como resultado, los cambios en la esfera política, entre los que podemos señalar la caída del muro de Berlín, la destrucción de la URRS , el debilitamiento de los partidos comunistas y socialdemócratas y, junto con ello, la casi desaparición de las organizaciones sindicales más importantes a escala internacional.
Venezuela, no fue excepción, en la experimentación de estos cambios. En nuestro país, como en muchos otros, el sindicalismo se fortaleció con la consolidación de los partidos políticos, principalmente, los de orientación comunista, socialdemócrata y de la democracia cristiana; también, podría pensarse a la inversa, los partidos se consolidaron como resultado de una clase obrera militante que dio vida y contenido ideológico a las organizaciones partidistas al punto de establecer su sello distintivo.
Una nota característica del movimiento obrero o laboral mundial es lo que se ha conocido como “internacionalismo proletario”, surgido al calor de las luchas obreras y de los ideólogos del socialismo (Carlos Marx. Manifiesto Comunista). Se entiende por tal, un pensamiento y un espíritu de lucha que une y vincula a los obreros o trabajadores del mundo.
Los grandes esfuerzos del sindicalismo internacional se materializan en las luchas por los derechos y reivindicaciones de la clase obrera mundial, sin distinciones de ninguna naturaleza, aun cuando los trabajadores militen en movimientos ideológicos diferentes. Los convenios y recomendaciones de la Oficina Internacional del Trabajo, así como la legislación laboral de buena parte de los países miembros de la OIT , dan cuenta de la histórica lucha laboral.
Los venezolanos hemos presenciado durante los últimos diez años la ocurrencia de una serie de cambios que han dado al traste con una arquitectura económica, política, social y cultural construida a lo largo de la historia de Venezuela durante varias centurias. .Algunos cambios, muy pocos, sin duda alguna, se nos presentan como positivos. La mayoría, han estado y están orientados hacia la destrucción nacional. En este empeño destructivo debemos ubicar la estrategia gubernamental por aniquilar las organizaciones políticas policlasistas y el movimiento obrero y trabajador de igual signo, incorporado en las conocidas Confederaciones, Federaciones y Sindicatos de Trabajadores.
En Venezuela, sería absurdo decir que hemos tenido un movimiento obrero unificado; pero, las separaciones ideológicas no han sido obstáculo para la lucha común; por otra parte, el fraccionalismo sindical, aunque existente, es una práctica fuertemente condenada por todos los sectores.El gobierno nacional actual, como ningún otro en la historia nacional, auspicia, fomenta, apoya, financia y organiza un movimiento laboral de pensamiento único, vinculado fuertemente al partido de gobierno y de orientación fraccional. Tal movimiento ya ha dejado sus víctimas debilitando casi hasta desaparecer a las organizaciones sindicales de mayor fuerza en el país y de mayor raigambre en el seno de los trabajadores, tal es el caso de los sindicatos petroleros y de las industrias básicas de Guayana. Cuando la obra destructiva de estas organizaciones, al parecer, está por concluir, la mirada se orienta, ahora, hacia la organización de los trabajadores de la educación, principalmente, de la educación superior, pasando, por supuesto, como era de esperarse, por el control y sumisión patronal del movimiento organizado de los empleados públicos. Primero, fue la conquista de la vieja, combativa e histórica Asociación de Empleados Administrativos (AEA) de la UCV ; para avanzar luego, a paso de vencedores, a la aniquilación de las organizaciones de los profesores de las Universidades Nacionales, con un falso discurso unitario y comprensivo de todo el sector laboral de las Universidades. El ataque directo es a la Federación de Asociaciones de Profesores Universitarios de Venezuela (FAPUV), la cual agrupa 18 asociaciones de profesores y más de 40.000 profesores. Los esquiroles de turno son las organizaciones conocidas con las siglas FENASINPRES, FETRAUVE y FENASTRAUV, las cuales auspician con su mandante (MPPES) la firma de la Primera Convención Colectiva. Estas organizaciones deben saber que la FAPUV no se arrodilla y que se opondrá, en cualquier terreno, al paralelismo sindical, haciendo valer su condición de ente gremial representativo de los profesores universitarios de Venezuela. Si las cláusulas de este Proyecto de Convención se aprobasen, sería necesario asignar a su cumplimiento la totalidad y más del presupuesto universitario. Fraccionalismo, entreguismo y demagogia pura.

miércoles, 7 de abril de 2010

Gobierno y universidad autónoma

Gobierno y universidad autónoma


Eleazar Narváez

Ex Vicerrector Académico de la UCV


También en las relaciones con las universidades, sobre todo con las autónomas, el Gobierno insiste en una práctica bastante cuestionada que ha producido grandes estragos en la vida del país. Ese modo de proceder consiste en declarar como enemigos y tratar implacablemente como tales a quienes sólo disienten de las ideas y acciones del régimen. Personas e instituciones que no comulgan con éste, o con más precisión, con el Presidente y su proyecto político, son colocadas en el disparadero y condenadas a sufrir de todas las maneras inimaginables las más inclementes retaliaciones.


Ese brutal ejercicio del poder, potenciado con el secuestro del Estado por parte del Gobierno y del Presidente, desgraciadamente no ha estado dirigido en lo fundamental a gobernar de verdad, en tanto que su atención prioritaria no se ha centrado en realidad en el propósito de lograr un mayor bienestar para toda la población mediante el desarrollo de políticas públicas de interés general. Más bien, el mismo se ha enfocado en la obstinada tarea de golpear insistentemente para ablandar, intimidar y humillar de distintas maneras a todos aquellos que no han sido considerados merecedores de la gracia presidencial.


Si en definitiva lo que más le interesa en el fondo al Gobierno es mantener y fortalecer su poder a como dé lugar, con un ejercicio perverso de éste y sin mayores preocupaciones por la gobernabilidad democrática del país, es de suponerse que nuestras instituciones que se precian de llevar con dignidad el nombre de universidad son más que una piedrita en el zapato para el régimen. Sin exagerar, puede decirse que, como centros de cultivo y difusión del saber, como espacios plurales consustanciados con el diálogo, la tolerancia y el respeto, y como baluartes en la lucha por la democracia y la libertad, esas instituciones, así concebidas, son consideradas por el Gobierno como un peligroso enemigo al que urgentemente hay doblegar y transformar para subordinarlo al desiderátum de ese adefesio llamado socialismo del siglo XXI.


Esa universidad, convertida en enemigo por el propio Gobierno, está retratada en esa institución que ahora padece graves limitaciones presupuestarias impuestas por el Ejecutivo, las cuales ponen en jaque tanto la calidad de sus actividades de docencia e investigación como el desarrollo de importantes proyectos institucionales; con un personal que cada vez más se descapitaliza académicamente y no se le incentiva ni respeta; con unos estudiantes muchas veces agredidos, discriminados y descalificados por el solo hecho de hacer vida en una universidad autónoma o en cualquiera otra donde el espíritu universitario se resiste a sucumbir ante una u otra arbitraria orden oficial; y con tantos otros signos de deterioro en la dotación de sus diversos servicios, en sus instalaciones, por ejemplo, que en la mayoría de los casos se deben a una gran indolencia gubernamental.


Asimismo, se tilda de enemiga a esa universidad cuando cumple con su irrenunciable papel de conciencia crítica y de faro orientador de la sociedad; a la misma que, en honor a su carácter de ámbito plural donde conviven y dialogan múltiples corrientes del pensamiento, rechaza de manera firme y con coraje las tantas presiones oficiales que buscan someterla para fortalecer las conocidas pretensiones de implantar el pensamiento único en el marco de un proyecto político que, además de violentar la Constitución vigente, evidencia en estos momentos un rotundo fracaso en nuestra sociedad.


Esa universidad, que es acosada y tratada como enemiga por las huestes gubernamentales, es igualmente la que ha sido vapuleada con diversos ataques terroristas recientemente, sin que el Gobierno hasta el presente haya movido un solo dedo para ponerle coto a éstos.


Esa es la universidad que el Gobierno ha optado por colocar en el disparadero, la universidad autónoma, la cual nunca dejaremos de defender.

domingo, 4 de abril de 2010

Seminario internacional sobre la producción de conocimientos

Seminario Internacional sobre la Producción de Conocimientos en la Academia:
Posibilidades y Obstáculos
13 y 14 de Abril de 2010
Auditorio de la Facultad de Farmacia
Universidad Central de Venezuela
Caracas, Venezuela



Los distintos organismos internacionales y nacionales que se ocupan de la formulación de políticas públicas, en el área de la educación superior, mencionan como esencial el tema de la producción de conocimientos, en forma unánime. En el documento publicado por la UNESCO, La educación superior en el siglo XXI: Visión y acción (1998), por ejemplo, entre las acciones prioritarias en el plano nacional mencionaban, desde entonces, que los países debían esforzarse por establecer estrechos vínculos entre las instituciones de educación superior y las que se dedican a la investigación, tomando en cuenta que la enseñanza y la investigación son dos elementos íntimamente relacionados, en el proceso de la construcción y producción del conocimiento. En el caso venezolano, desde 1990, los gobiernos han acometido acciones para fortalecer esas posibilidades, que de hecho reorientan el papel de la universidad y de sus actores según nuevas funciones y responsabilidades. Atendiendo a la importancia del tema y ante la necesidad de abrir una discusión en el país que conduzca a definir conceptos y establecer un piso teórico y metodológico, es que se ha convocado esta actividad, el Seminario Internacional sobre la Producción de Conocimientos en la Academia: Posibilidades y Obstáculos.

sábado, 3 de abril de 2010

El concepto de la universidad de investigación global

Simon Marginson, professor of higher education at the University of Melbourne, outlined the concept of the global research university (GRU) in a keynote address at the British Council's Going Global international education conference in London last week. He defined a GRU as a "multiversity", active in all disciplines and fields "plus global systems and ranking ... located in national systems of higher education, but also part of a global system at the same time".